lunes, 17 de mayo de 2021

REBOZADO DE PUERROS EN SALSA BERDE 

Hola amiga@s

Es increíble como de la forma más económica y sencilla puedes hacer un plato que si te lo sirvieran en un restaurante de lujo, estoy segura que te cobrarían un buen dinerito y que al hacerlo tú en casa, es de lo más económico y con unos sabores frescos y naturales al mismo tiempo que has disfrutado de su sencilla elaboración. Por eso yo siempre os animo a que disfrutéis de las cosas que podemos hacer en nuestra casa para el disfrute de los nuestros  y que no tiene comparación; (eso no quita que de vez en cuando demos un descanso a la persona o personas que se ocupan de nuestro estomago…)





lo puedes hacer de dos formas diferentes como en esta foto con el toque final del gratinado a la hora de servirlo.

  
Y aquí, con este rico crujiente de puerros y sus huevos de codorniz.




VAMOS CON LOS INGREDIENTES

dos puerros (solo la parte blanca)

tres huevos de codorniz

dos dientes de ajo

media cebolla

una rama de perejil

una cucharadita de harina

queso para fundir

aceite de oliva y la sal necesaria

MODO DE HACERLO

Como bien he dicho, es de lo más sencillo y divertido y solo tienes que trocear el blanco de los puerros en tres o cuatro centímetros y poniendo agua en un cazo con un poquito de sal, los pones a cocer a fuego muy moderado para que no se rompan. El tiempo de cocción será dependiendo de lo tiernos que sean los puerros; peo lo sabrás, comprobando con la punta de un cuchillo que al meterla en el puero, esta caiga solo. Una vez cocidos, los pones a escurrir en un colador y luego los envuelves en papel de cocina para que terminen de orearse y no salten al freírlos. Mientras tanto, pones un poco de aceite en un cazo, picas los ajos y cebolla y rehogas unos minutos. Cuando estén blandos, agregas la harina, remueves para que se cocine y agregas el caldo de cocerlos. Lo tienes cociendo diez minutos y terminas triturándolo con la batidora. Es el momento de agregar el perejil y poner de nuevo al fuego para que reduzca un poco hasta que la salsa quede ligadita como ves en la foto. Pones abundante aceite en una sartén enharinas los puerros y los pasas por huevo batido y a fuego moderado alto, los vas friendo hasta que estén doraditos.  En la presentación del plato veras que tienes dos presentaciones diferentes de forma que si lo quieres gratinado, solo tienes que agregar el queso de fundir y a la hora de ponerlo en la mesa, lo das un golpe de microondas; y si lo quieres con el crujiente de puerro, coges un trozo de puerro, lo partes a la mitad lo picas en juliana; y en el mismo aceite de freír el rebozado de puerro, en un  plis plas lo has frito, removiéndolo para que se dore por igual; lo pones en papel de cocina para que deje el exceso de aceite, y a servir; al mismo tiempo que lo acompañas con huevos de codorniz.

“No me digas que no es un plato perfecto.”

 


 

lunes, 10 de mayo de 2021


PATATAS A LA IMPORTANCIA CON ALMEJAS 

Hola amiga@s:

El nombre de este plato ha marcado historia en nuestra cocina tradicional porque creo que (por lo menos en mi generación,) es uno  de los platos que más nos  recuerda a nuestra infancia y que por supuesto sigue estando en nuestra cocina. Nuestras madres, lo solían  hacer en los días de fiesta como algo especial a pesar de su sencillez; ya que su salsa consistía en una salsa verde y ni por asomo como la que lleva hoy con estas espectaculares almejas que le  han dado un toque al plato espectacular, “pero aquellas nos sabían a gloria vendita…”Por este motivo quiero publicarlas para que con almejas o sin las almejas, sigan presentes en nuestra tradición…










Una vez pochadas las verduras agregamos los líquidos y cocemos unos minutos 


Trituramos bien y queda lista para agregar a las patatas .


dejamos cocer para al final agregar las almejas y rectificar de sal si fuera necesario 


Y este sera tu resultado.



 

VAMOS CON LOS INGREDIENTES

Para cuatro personas

Seis patatas medianas

Una cebolla mediana

Tres dientes de ajos

Medio puerro la parte blanca

Una rama de perejil

Dos huevos para rebozar y un poco de harina

Aceite abundante para freírlas

Un poco de colorante y la sal necesaria

MODO DE HACERLO

Primero de todo, ponemos en un cazo tres cucharadas de aceite de oliva y comenzamos a rehogar las verduras a fuego moderado. Mientras tanto con un poco de agua en un cazo, ponemos las almejas al fuego para que se abran pero justo hasta que se abran. Colamos el caldo y quitamos las almejas del caparazón y reservamos a parte del caldo.

Cuando las verduras estén blanditas, agregamos el caldo de las almejas junto con medio litro de agua y dejamos cocer unos diez minutos, trituramos las verduras y reservamos.

Pelamos las patatas lavamos, y troceamos en rodajas de medio centímetro, salamos y en una sartén amplia, echamos el aceite; pasamos  las patatas, por la harina  y el huevo batido y a temperatura moderada, vamos friendo en tandas hasta que comiencen a dorarse como se ve en la foto. Vamos colocando en una cazuela amplia  y baja y cuando ya estén todas fritas agregamos el caldo y ponemos a cocer a fuego moderado bajo para que no se rompan. Cuando ya estén blanditas, agregamos las almejas, el colorante si no lo has agregado antes y rectificamos de sal si fuera necesario.

Verás que consumen bastante caldo; así que según veas, vas rectificando y veras que te queda una salsa exquisita.

               

  

lunes, 3 de mayo de 2021


 BIZCOCHO DE CHOCOLATE Y MASCARPONE 

Hola amigos:

Este bizcocho lo vi en “el rincón de belén,” y a pesar de que yo no soy muy de chocolate, me sorprendió de tal forma al ver lo esponjoso que quedaba a parte de lo sencillo de elaborar, que no pude por menos de rescatarlo y  al día siguiente sin más, pude comprobar que era real y sobre todo la textura y suavidad que el mascarpone lo da; y que al cabo de unos días se conserva igualmente bien. Por eso os recomiendo que no dejéis de hacerlo.





INGREDIENTES

Cuatro huevos de talla L

150 gramos de harina normal 

50 gramos de cacao en polvo 

250 gramos de mascarpone

200 gramos de azúcar 

 16 gramos de levadura en polvo (un sobre)

 Una cucharada de vainilla

Y azúcar glas vainillado (opcional)


MODO DE HACERLO

Antes de comenzar, os aconsejo que tanto los huevos como el mascarpone, lo tengáis a temperatura ambiente para que quede más esponjoso. 

Comenzamos batiendo los huevos un poco y seguidamente agregamos el azúcar y batimos hasta que doblen su volumen.

 Agregamos la vainilla y en un colador, tamizamos la harina, el cacao y los polvos de hornear y con la batidora lo batimos un poco para terminar con la  espátula; ya que si lo hacemos todo el tiempo con la batidora, activaremos el gluten de la harina y correremos el riesgo de que nos quede duro; así que una vez envuelto por igual, lo volcamos en un molde previamente untado con mantequilla y lo incorporamos al horno que tendremos calentando a 180. 

Mi molde es desmontable y de veinte centímetros; y el tiempo que lo tuve en el horno fueron 50 minutos, peo ya sabéis que cada horno es distinto; así que a los cuarenta minutos puedes abrir el horno y con un palillo comprobar cómo va.

Lo sacas y en unos minutos lo desmoldas y dejas enfriar en una rejilla para cuando esté totalmente frio, poner el azúcar en polvo por arriba y ya lo puedes disfrutar.

Te va  a encantar.

 

Como se puede apreciar, queda espectacular y con una textura muy suave.