jueves, 19 de noviembre de 2009

--------DOS --POR--- UNO---------




Este caldo fue lo que retire del puré de patata que hice para la receta de las judías gratinadas.
Habían cocido con medio puerro, media zanahoria un chorrito de aceite de oliva y sal.
La combinación era tan perfecta, que nada mas probarlo mi mente empezó a pensar en una sopita tan rica, que me tomaría en la cena; y dicho y hecho.


Y de inmediato me puse manos a la obra. Con una revanada de pan bimbo un huevo y un poquito de sal, prepare el amasado, puse un poco de aceite en una sarten, y con una cucharilla de café,empecé a echar porciones a modo de bolitas, que se frieron mientras el caldo estaba dispuesto a hervir para agregar la sopa y junto con esta cocieron los rellenos (o volitas).
Es curioso como se quedan de esponjosas y que agradable son al paladar.
No dejéis de hacerlo, por que es algo sorprendente y encima muy económico.