domingo, 10 de agosto de 2014

MUS DE FRESA

Hola amigo@s.Una vez mas y de la forma mas sencilla, la hemos vuelto a liar con este rico postre que hoy os dejo a vuestra entera disposición, y que si lo probáis, estoy convencida de que me vais a dar la razón.Este es uno de los postres que nunca pueden faltar en nuestro repertorio: por lo sano rico y sencillo; y que en cualquier momento lo podemos conseguir aunque no estemos en la temporada de las fresas.Precisamente estas fresas las tenia congeladas desde la temporada pasada y fue al verlas cuando pensé que ya era hora de darlas salida.Cuando las descubrí de la bolsa  de congelación y vi su color y textura, me quede tan sorprendida, con su color, que  no me lo podía creer.Así que con toda mi alegría las deje que se descongelaran  para enseguida preparar este postre tan sano y rico y que a todos nos encanta.


Estos palitos de chocolate, a parte de lo ricos que están, también lucen en la presentación.


La textura que se aprecia en el corte, lo dice todo.





Es imprescindible pasar el puré por un colador para que no queden las semillas.




Te quedara muy sube al paladar
 

INGREDIENTES
Medio kilo de fresas
Un bote pequeño de leche condensada
Un limón
Tres cucharadas de leche
Tres hojas de gelatina neutra.

MODO DE HACERLO

Si lo quieres hacer para la comida, te recomiendo que lo hagas cuatro horas antes para que la gelatina tome cuerpo. Y si no, lo mas cómodo es hacerlo por la noche y dejarlo fresquito en la nevera hasta la hora de tomarlo.
Lo primero, trituramos las fresas en batidora o en thermomix (da lo mismo. Lo pasas por un colador, para que la mayoría de las semillas se quiten.
Pones las hojas de gelatina en un poco de agua para que hidraten, agregas a las fresas el bote de leche condensada, el zumo del limón.
Pones la leche a calentar, y disuelves la gelatina ya hidratada y bien escurrida. La agregas al conjunto y lo bates todo junto durante cinco minutos.
Y por último, lo vas poniendo bien en copas, bien en cuencos como los que ves en la foto.
Tapas con papel film y a la nevera hasta la hora de comerlo.
Ya verás como te va a encantar.


martes, 15 de julio de 2014

TARTA SALADA DE BERENJENAS

Hoy quiero que reparéis en esta entrada, porque es algo rico y muy a tener en cuenta para cualquier merienda o reunión.
La convinacion de berenjena con el toque de marisco, es perfecto.
Este tipo de tartas saladas, son de lo más agradecido y recurrente; y además, muy sencillas de cocinar y siempre te dejaran en un buen lugar.

No dejéis de hacerla siempre que tengáis algún compromiso delicado, porque sera muy bien recibida .


El  corte lo dice todo





 Comenzamos pelando los gambones o langostinos. (Cualquiera de los dos le va perfecto)


Troceados y ligeramente rehogados en un a sartén.





Y una vez terminado el rehogado de las verduras, listo para añadir. 


En ultimo lugar, batimos el resto de los ingredientes,lo unimos al conjunto  y lo tenemos listo para agregar al molde y meter en el horno previamente unos minutos.





Después de unos minutos en el horno, ponemos el enrejado final y volvemos a poner en el horno para terminarla. 



 Seguir las instrucciones finales de la receta.
 



 INGREDIENTES.

Una berenjena mediana
Una cebolla grande
Doscientos  miligramos de nata para cocinar
Media caja de filadelfia
Cuatro huevos
Ocho langostinos o gambones
Dos placas de pasta quebrada
Sal, y aceite de oliva Virgen
MODO DE HACERLO

Ponemos en un cazo un poco de aceite y comenzamos pochando la cebolla muy picada.
Pelamos la berenjena y la troceamos también en pequeño. La agregamos a la cebolla y seguimos pochando hasta que esté todo blandito.
Cuando echemos la berenjena, tapamos la cazuela para que sude y se haga bien.
Mientras tanto, en otro cazo, con una gota de aceite, damos una vuelta ligera a los gambones troceados igualmente. Reservamos; y vamos juntando en otro cazo hondo, los huevos, la nata y el queso con un poco de sal, para batirlo todo junto y una vez tengamos las verduras pochadas, las ponemos a escurrir el exceso de aceite y las unimos junto con los gambones.
Ponemos la placa en el molde desmontable uniéndola bien a los bordes y agregamos el relleno.
Lo metemos al horno previamente calentado a ciento ochenta, y la tenemos diez minutos.
Al cabo de ese tiempo, la sacamos y con la otra plancha de masa  hacemos las tiras para el enrejado como veis en la foto y lo volvemos a meter en el horno hasta que se termine de pasar.
Más o menos otros diez minutos.
Y así nos quedara nuestra tarta que seguro os va a encantar.