domingo, 29 de junio de 2014

TARTA DE ZANAHORIA Y ALMENDRA

Hoy cambiamos de salado a dulce; y  vengo con esta tarta de zanahoria y almendras que para mi gusto es una de las más ricas que de zanahoria he comido.
Su secreto sin duda es el toque de la almendra .Y ya no hablemos de su sencillez, que hace que su elaboración sea vista y no vista.
Y si tenéis la thermomix, os será aun más fácil su preparación.

Así que una vez más, os invito a que disfrutéis sin complicaciones y encima consigáis en muy poquito tiempo un postre tan sano y rico como es este.







INGREDIENTES.

Para cuatro huevos medianos.
Trescientos gramos de zanahorias
Trescientos de almendras molidas
Doscientos de azúcar
Ochenta gramos de harina
Un sobre de levadurina
Un poco de sal
Y la ralladura de medio limón.
MODO DE HACERLO

Justo en el tiempo que necesitas calentar el horno a una temperatura de 180, es suficiente para preparar esta tarta.
Comenzamos triturando el  azúcar, las almendras y la zanahoria una vez pelada y el limón. .
Cuando lo tengamos listo, ponemos en la batidora los huevos, la pizca de sal, el azúcar, las zanahorias, y batimos unos segundos.
Por último agregamos las almendras, la harina y la levadura. Envolvemos bien, y lo ponemos en el molde que antes hemos untado con mantequilla; y lo metemos en el horno a una temperatura de 170 durante treinta o treinta y cinco minutos.
Al  cabo de este tiempo, comprobamos con una aguja  para ver si ya está por dentro.
Si es así, apagamos el horno y con la puerta abierta le dejamos unos minutos para luego desmoldarle y ponerle sobre una rejilla hasta que se enfríe.
Si le hacéis, os garantizo que no os va a defraudar.





miércoles, 18 de junio de 2014

PATATAS NUEVAS CON TRIGUEROS

Para disfrutar de este plato en todo su esplendor, yo os recomiendo que le tengáis en cuenta sobre todo cuando las patatas son nuevas y los espárragos trigueros están en plena temporada. Por ese motivo, sus sabores se intensifican y la diferencia es notable.
Como siempre suelo aconsejaros  lo fundamental  que es  un buen fondo de verduras como base de  cualquier guiso, hoy quiero agregar otro toque mío particular y que en mi cocina me da grandes resultados.
¿Cuántas veces hemos hecho unas albóndigas…unas mollejitas de cordero …o unos pimientos rellenos con una rica salsa española...y después de echar una pringadilla…y porque hicimos una salsa generosa nos sobro un poco que guardamos en un pequeño taper?.

Justo ese pequeño incremento, te puede dar el toque definitivo y perfecto para redondear este guiso y hacerlo mucho más rico y completo.



La base de un buen guiso, siempre es un buen fondo de verduras ; y ese color tan rojo, solo te lo da un buen pimentón de la vera...


Una vez pochadas las verduras, incorporamos los espárragos troceados y las patatas para rehogarlas con el pimentón dulce ; y listas para cocer.

INGREDIENTES
Un manojo de espárragos trigueros
Cuatro patatas nuevas
Una cebolleta
Medio pimiento verde o pintan
Un tomate natural
Medio puerro
Un diente de ajo y una rama de perejil
Aceite de oliva, sal y una punta de pimentón.

MODO DE HACERLO.

Comenzamos poniendo una cazuela en el fuego con un chorro de aceite de oliva. Picamos muy finos las verduras de este refrito y las vamos pochando poniendo en último lugar el tomate.
Mientras esto se cocina, pelamos las patatas y troceamos los espárragos quitando el trozo final que puede ser duro.
Agregamos las patatas junto con los espárragos y lo rehogamos junto con la sal y el pimentón.
Lo cubrimos con agua, lo ponemos a cocer, y yo en este caso, agregué el resto de la salsa de las mollejas de cordero que tenía reservado.
Hice un majado con un diente de ajo y una rama de perejil, y lo puse a cocer a fuego suave durante veinte minutos.
Resalto lo de cocer a fuego suave, porque las patatas al ser nuevas, corren el riesgo de deshacerse.
Estoy segura de que os va a encantar.






lunes, 9 de junio de 2014

BACALAO FRESCO EN SALSA VERDE CON BERBERECHOS

El bacalao es uno de los pescados que siempre triunfan en la cocina. Ya sea en salazón, o como en el caso de esta receta, en fresco ; proporcionándonos  una gran variedad de platos y todos muy ricos.
Hoy lo hemos hecho en medallones y con una salsa verde que junto con el peculiar sabor de unos berberechos  también frescos y en su jugo, le dan un toque  muy fino y diferente sin que le haga perder ese  característico e  inconfundible sabor del bacalao.
Siempre que tengáis la ocasión de encontraros en la pescaderia con con un bacalao de esta guisa, no dudéis en hacer esta recta que mas sencilla no puede ser y el resultado es perfecto. 



Una vez pochada la cebolla y el ajo, lo trituramos y ponemos en una cazuela amplia y baja para que se sienta muy a gusto y con el perejil bien picado, lo dejamos cocer a fuego suave unos minutos hasta que la salsa tome su color y consistencia.




Y si no es así, le damos el toque con un poco de maicena diluido en un poco de agua .Y de esta forma, conseguimos esta salsa tan perfecta como se ve en la foto.








INGREDIENTES PARA ESTA SALSA VERDE.

Tres medallones o rodajas de bacalao fresco como de dos centímetros de grosor
Una cebolla
Dos dientes de ajo
Una rama de perejil
Una cucharada de harina
Unos cuatrocientos gramos de berberechos frescos
Un vino blanco un poco curioso
Aceite de oliva y la sal necesaria
Y si fuera necesario, una  cucharadita de maicena diluida para dar la textura perfecta de la salsa.

MODO DE HACERLO

Comenzamos poniendo los berberechos en agua fría con un puñado de sal para que terminen de soltar las arenillas que pudieran quedar ( y que pueden ser muy desagradables); y al cabo de unos minutos, los ponemos a abrir en un cazo con un poco de agua.
Mientras tanto, limpiamos el pescado y lo ponemos a orear en papel de cocina para echarle la sal necesaria antes de ponerle en la cazuela.
En un cazo y con un poco de aceite, picamos la cebolla y el ajo y lo vamos rehogando a fuego moderado.
Cuando esté  pochado, agregamos la cucharada de harina, la cocinamos, agregamos el vino blanco, lo dejamos que de un hervor y por ultimo agregamos el caldo de los berberechos y algo más de agua si fuera necesario para conseguir una salsa generosa.
Dejamos cocer unos diez minutos, trituramos, picamos el perejil muy fino y junto con la salsa y los berberechos, se lo agregamos a los medallones de bacalao que ya los tendremos colocados  en una cazuela baja y amplia para que no se rocen unos con otros.
Si la salsa no queda ligada a nuestro gusto, ya sabéis el truco. En un vaso y con un  poco de agua fría ponemos una cucharilla de maicena, la diluimos y siempre cuando este cociendo, vamos agregando para conseguir la textura deseada.
De esta forma, nos quedara una salsa así de rica como podéis ver en la foto.
Un plato muy sencillo y de gran altura.