sábado, 26 de septiembre de 2009

MERCADO MEDIEVAL AVILA 2009


Ávila vive su fin de semana más turístico con
el Mercado Medieval de la Tres Culturas.
La inauguración del Mercado
de las Tres Culturas, incluido en las XIII Jornadas Medievales de Ávila, ha
supuesto el inicio del fin de semana más turístico del año para esta ciudad cuyo
casco histórico fue recorrido hasta el domingo entre
40.000 y 60.000 personas
Hasta el azul del cielo acompañaba. (Cosa muy normal en nuestra querida ciudad)
Con este día tan estupendo, cogí mi cámara de fotos y antes de que empezara el bullicio de los visitantes, me hice el recorrido alrededor de la muralla, para de esta forma poder disfrutar de este ambiente que todo el entorno amurallado desprendía. Fue una delicia pasear por el contorno de la ciudad amurallada y verla toda ella engalanada ; por que una vez que comenzó el movimiento, me hubiera sido imposible disfrutarlo como yo deseaba.
! Para no dejar de contemplarlo ! ¿ no es verdad ?.
Era una mañana limpia y se respiraba una paz , como cada año cuando la ciudad de pronto parece ser diferente.


Como cada año, se volvieron a colgar en toda la muralla, los pendones y gallardetes, que lucen en estos días de manera espectacular cuando el ligero viento les mueve.




En este tiempo, los visitantes al mercado podrán adquirir todo tipo de productos artesanos o degustar deliciosos manjares en cada uno de los puestos distribuidos en el interior del recinto amurallado, aunque algunas actividades también tienen como escenario el exterior de la muralla. La ciudad se transformo y todos lo vivimos como un regalo que cada año se va superando.
Asi lucian los pendones por toda la muralla.

Era muy interesante ver como desarrollaban los trabajos tan rudimentarios.


La exposición . Memoria de Ávila judía marca la organización de las jornadas, que se celebran, como es habitual, el primer fin de semana de septiembre.
A diferencia de otros mercados medievales, el de Ávida convertido en uno de los pioneros tras echar a andar en 1997, se distingue del resto, por la implicación ciudadana, así como por su conexión con la tradición histórica de la ciudad, gracias a un entorno patrimonial único



El regidor ha animado a visitantes y abulenses a participar en una actividad cuyo éxito se basa en la implicación de los vecinos, muchos de los cuales se disfrazan con trajes de época.


El día prometía con la curiosidad e interés que los visitantes ponían.
El arco del grande con San Pedro al fondo y la gente que no cesa en su empeño de poderlo conocer todo. La belleza de cada puesto, era única; estos diferentes tipos de panes, abrían el apetito solo con mirarlos. Además, durante los tres días de mercado, el jardín de San Vicente acogió una exposición de aves rapaces y un campamento medieval de guerreros, mientras que la calle Reyes Católicos se transformó en un barrio judío, la plaza de la Catedral, en un poblado medieval, la plaza de Pedro Dávila en un zoco árabe y la plaza del Mercado Chico en un barrio cristiano.
Por lo que se refiere a la animación, se encargaron de ello más de 50 personas. Entre ellos el grupo francés In Taberna, que ya participó el año pasado, según ha anuncio el portavoz del Gobierno municipal, José María Monforte. Y participo también el trovador Crispín Dolot, que llego a la capital abulense con su compañía de teatro para recrear la vida de personajes abulenses como Mosé de León o Álvaro de Luna.
En su interior son más de 200 los puestos artesanos que se encuentran repartidos por diferentes puntos del casco histórico, de los cuales 66 son abulenses, para dar colorido y animación a una actividad que este año cuenta con un presupuesto de 90.000 euros.
El arco de San Vicente con su solemnidad.

No eran las once de la mañana, y la calle Reyes Católicos, se veía así. Al igual que toda la plaza del mercado chico y alrededores.
Cristianos, judíos y musulmanes, las tres culturas que convivieron en la ciudad, se repartirán por la zona del mercado, de forma que en el entorno del Mercado Chico estarán los cristianos, en Reyes Católicos los judíos y en la plaza de Pedro Dávila los musulmanes. Además, se instalará un poblado medieval junto a la Catedral. Asi de amables estas simpaticas abulenses, me cedieron su imagen
A las puertas de la catedral, los niños disfrutaban de los cuenta cuentos Todos los puestos eran de lo mas atractivo La plaza del mercado chico,muy engalanada y animada a lo largo del día Estas manualidades eran muy bonitas y por supuesto de plata.

La admiración era constante El famoso alambique, siempre presente. Este puesto viene de Murcia; y tengo que decir, que tiene unos quesos, que te mueres.



Francamente digno de contemplar.

!
no digamos este! ¿ como no probarlo?


Y no os digo nada de la cecina que tampoco me pude resistir a la tentacion de probarla y que al
final me lo lleve para casa.
Niños y mayores, salian la mañana del Domingo que era la jornada final Nuestro querido Murallito, se lo paso en grande con sus constantes recorridos por todos los alrededores medievales.
El fuego se ponía a punto con la leña de encina, para empezar con los tradicionales asados de estos días.







Las calles ya se empezaban a llenar de visitantes, y solo eran las diez de la mañana.


Fue un fin de semana estupendo, para poderlo disfrutar.

Desde aqui os invito para la proxima. Ya saveis que este acontecimoento se hace el primer fin de semana del mes de Septiembre y que es algo digno de ver y disfrutar.
Estoy segura que no os vais a arrepentir y vais a llevar un grato recuerdo de esta ciudad, que aunque es pequeñita, es francamente adorable.
SALUDOS






























p

1 comentarios:

Joana dijo...

Gracias, porque sin ti, no hubiese podido ver este mercado medieval de Avila, es un encanto, precioso y el ambiente, está genial!!
Me alegro de que te pasaras por mi blog, yo también me quedo con el tuyo, que he visto unas recetas que.....ummmm.
Besitos.